Archivos Mensuales: agosto 2007

CUANDO LA PUERTA DE UN AULA SE CIERRA…

Estándar

 

Pink Door

cualquier situación se puede dar. Y no solo es que se puedan dar situaciones indebidas o “malas” en el sentido sexual -como de hecho se dan-, sino otras cuestiones tan indebidas, tan “malas” y tan perversas como esas. Sí, las hay buenas y excelentes, pero son la excepción. Concretamente, me refiero a quebrantar lineamientos institucionales, a relativizar reglas, a violentar el derecho a la libre expresión, a crear un micromundo despótico, a despreocuparse de la formación humana, a denigrar, a “dejar hacer” y “dejar de hacer”, en fin, a profanar el recinto educativo hasta convertirlo en un verdadero circo de lo absurdo. Y esto se está dando en instituciones educativas p r i v a d a s.

En este sentido, y como en todo circo, no faltarán esos personajes típicos en los que los “educadores” y educandos podemos convertirnos. (Para los más sensibles, entiéndase el artículo masculino como lo fue hace mucho, o sea, como general y relativo a él o ella) El anunciador. El payaso. El domador. El acróbata. El vendedor de dulces. El equilibrista. El gordo. El flaco. El hombre o la mujer mono. Frankestein. El perro que salta por un aro de fuego. Por qué no, King Kong. El espectador activo. El espectador indiferente. El niño entusiasta. El niño que se asusta. La madre. El padre. El cínico. El sádico. El mago. No sé, podemos seguir con una lista que, cuanto más desatinada, más cierta.

Lo medular aquí es no perdernos dentro de la gama de posibilidades, no desorientarnos. Cuando la puerta de un aula se cierra el profesor hace lo que le venga en gana. No importa si viene de la reunión semanal donde se plantearon o replantearon -por enésima vez- los objetivos del momento. No vale si acaba de decirle “sí” a todo lo que le dijeron en la Dirección de la Escuela o Colegio. Tienen poco o nada que ver los programas del Ministerio de Educación que le acaban de entregar. Es relativo si criticó tooodo lo que “otros” están o no están haciendo. Le vale si tiene las recomendaciones de Psicopedagogía o de Orientación -¿qué saben ahí de lo que es d a r v e r d a d e r a s c l a s e s c o n a l u m n o s v e r d a d e r o s?-.

Todo puede pasar. Vengan los ejemplos.

Primer día de clases. Se cierra la puerta. Se aproxima al escritorio. Se golpea sobre él y se grita: aquí mando yo, que no se les olvide. Aquí se hace lo que YO diga. Ni crean que esto va a ser un juego. El que no entienda esto, se las verá conmigo.

Se ve la materia, entiéndase, abran el libro –que trae todo prácticamente hecho-; o se escribe en la pizarra; o se pasa -¡qué moderno!- una presentación Power Point. Vienen las dudas. ¿Cómo?, ¿usted no sabe eso? ¡Pero si esta materia es repaso del año pasado!, ubíquese, busque su cuaderno de tal y cual nivel y vea que ahí está todo. O tal vez la respuesta sea: ¿qué es lo que no entiende si está clarísimo? Todos entienden, ¿verdad? –silencio absoluto, o sea, sí implícito-. O, quizá, una mejor respuesta: ¿usted qué cree?, interesante duda, investigue sobre eso y me trae lo que encontró. O, …qué raro, usted nunca entiende nada, siempre preguntando lo que ya expliqué, ni crea que nos vamos a quedar la vida eterna esperando que pare de hablar con su compañero, porque es lo único que se ha pasado haciendo toda la clase, y ahora quiere que le explique, ni lo piense. O también, ¿por qué no? suele suceder: bueno, tranquilidad, yo doy tutorías, si quiere, después de clase hablamos, usted puede ir a mi casa los martes…

Sigamos adelante con los ejemplos, porque, en algún momento, se anuncia -en el mejor de los casos, y cuando se respeta el plan de evaluación que tiene un rubro al respecto-, una prueba corta o “quiz”. Contenidos: los que correspondan, ya todos saben, lo que hemos visto toda esta semana, por Dios, no me diga que no sabe. Día de la prueba: puede ser mañana o la próxima semana. Posibilidades: ese día nunca llega (¿Quién se atreve a recordárselo al profesor? Yo no, sapo)…o la prueba tiene otros contenidos sobre los cuales no existe ningún dato exacto que r e a l m e n t e se pueda corroborar; o… bueno, la prueba cumple con todos los requisitos. Resultados de la prueba: preámbulo de risas… todos se quedaron -¿cómo es posible muchachos?- o, más risas,… unos cuantos “bateadores” pasaron -¿cómo es posible?-; o, risitas,… qué milagro, pasaron casi todos, claro, – más risitas- ¡se quedaron los de siempre!, o sea, ¡vos, fulanito!. Risotadas generales. Fulanito se ríe también o muere gracias al certero disparo, ¿a quién le importa?

Pero veamos más resultados: mami, pasé en el quiz de…. ¡Felicidades mi amor!, ¿qué se sacó! –leamos entre líneas deseo que me digas “un cien”, o, para los más resignados, la nota mínima- Le voy a dar un regalito, viera qué lindo. O…, bueno, ni mami ni papi están… ¡mejor! O…, me quedé en el quiz de…¿Cómo? ¿Qué pasó? ¡Usted nunca estudia! ¡Solo chatear y jugar en la computadora! ¡Se la pasa viendo tele! ¡Qué vagancia, cuidadito se queda porque estamos pagando mucho! ¡Si quiere ir al crucero, vea a ver qué hace! (Nota: la compu, la impresora y la tele están en el cuarto de la pobre víctima, ah, y el teléfono celular nunca está apagado, ah, y también están el wii, el anticuado game cube y demás, …prácticamente, se necesitaría ser un campeón de la fuerza de voluntad para no sucumbir a esas pequeñas tentaciones permanentes y pagadas por furiosos padres apocalípticos que no se explican la falta de estudio de sus retoños) O, puede ser que se pronuncien las palabras mágicas: es que el profe no explica… Posibles reacciones: ¿Cómo se le ocurre?, ¿cómo no va a explicar si yo he hablado con él, qué profesor, se ve que es una eminencia, tiene dos maestrías. O, suele suceder: ¿Ah sí? Mañana voy a hablar con fulanito –entiéndase Director– eso no puede ser, a usted no me le hacen eso.

¡Qué maraña! ¿Qué saldrá de esta conversación? ¿Qué me le pueden o no me le pueden hacer a mi retoño? ¿Qué tanto sabe o no sabe o ni se imagina o no quiere saber un padre de familia sobre la v e r d a d e r a situación en el aula de clase? ¿Quién oye? ¿Quién habla? ¿Quién calla?

Si la puerta de un aula se abriera…

 

PuertaAbierta