Archivos Mensuales: mayo 2009

LA MUJER SALVAJE

Estándar

flamingo dic 07 1 053
He aquí que tuve acceso a una reflexión especialmente refrescante. Va para todas esas mujeres que están moviendo el mundo a través de su participación activa, sea ésta cual fuere. Desconozco quién la escribió.

LA MUJER SALVAJE

La creatividad cambia de forma. En determinado momento tiene una forma y al siguiente otra. Es como un espíritu deslumbrador que se nos aparece a todos, pero que no se puede describir, pues nadie se pone de acuerdo acerca de lo que ha visto en medio de aquel brillante resplandor. ¿Son el manejo de los pigmentos y los lienzos o los desconchados de la pintura y el papel de la pared unas pruebas de su existencia? ¿Qué tal el papel y la pluma, los macizos de flores que bordean la calzada del jardín o la construcción de una universidad? Sí, por su puesto. ¿Planchar bien un cuello de camisa, organizar una revolución? También. ¿Tocar amorosamente las hojas de una planta, concertar el <>, cerrar el telar, encontrar la propia voz, amar bien a alguien? También. ¿Cuidar el matrimonio como el vergel que efectivamente es, excavar en busca del oro de la psique, encontrar una palabra hermosa, confeccionar una cortina de color azul? Todo eso es fruto de la vida creativa. Todas estas cosas pertenecen a la Mujer Salvaje, al Río bajo el río que fluye incesantemente hacia nuestra vida. Algunos dicen que la vida creativa está en las ideas y otros dicen que está en las obras. En la mayoría de los casos da la impresión de encontrarse en un ser sencillo. No es la virtud, aunque eso está muy bien. Es el amor, es amar algo –tanto si es una persona como si es una palabra, una imagen, una idea, la tierra o la humanidad—hasta el extremo de que todo lo que se pueda hacer con lo sobrante sea una creación. No es cuestión de querer, no es un acto individual de voluntad; es simplemente algo que se tiene que hacer.

En la tradición arquetípica se tiene la idea de que si alguien prepara un lugar psíquico especial, el ser, la fuerza creativa, la fuente del alma se enterará, se abrirá camino hacia él y establecerá en él su morada. Tanto si esta fuerza es convocada por el bíblico <> como si lo es por una voz que, como en la película Field of Dreams en la que un campesino oye una voz que lo insta a construir un campo de béisbol para los espíritus de los jugadores difuntos, le dice: <>, el hecho de preparar un lugar adecuado propicia la venida de la gran fuerza creativa.

La creación de algo en un punto determinado del río alimenta a los que se acercan a él, a las criaturas que se encuentran corriente abajo y a las del fondo. La creatividad no es un movimiento solitario. En eso estriba su poder. Cualquier cosa que toque, quienquiera que la oiga, vea o perciba, lo sabe y se alimenta. Es por eso por lo que la contemplación de la palabra, la imagen o la idea creativa de otra persona nos llena y nos inspira en nuestra propia labor creativa. Un solo acto creativo tiene el poder de alimentar a todo un continente. Un acto creativo puede hacer que un torrente traspase la piedra.

Por esta razón, la capacidad creativa de una mujer es su cualidad más valiosa, pues se ve por fuera y la alimenta por dentro a todos los niveles: psíquico, espiritual, mental, emotivo y económico. La naturaleza salvaje derrama incesantes posibilidades, actúa a modo de canal del parto, confiere fuerza, apaga la sed, sacia nuestra hambre de la profunda vida salvaje. En una situación ideal, el río creativo no tiene ningún dique y ningún desvío y, sobre todo, no se utiliza indebidamente.

El río de la Mujer Salvaje nos alimenta y nos convierte en unos seres que son como ella: dadores de vida. Mientras nosotras creamos, este ser salvaje y misterioso nos crea a su vez y nos llena de amor. Somos llamadas a la vida de la misma manera que las criaturas lo son por el sol y el agua. Estamos tan vivas que damos vida a nuestra vez; estallamos, florecemos, nos dividimos y multiplicamos, fecundamos, incubamos, transmitimos, ofrecemos.

Está claro que la creatividad emana de algo que se levanta, rueda, avanza impetuosamente y se derrama en nosotras, no de algo que permanece inmóvil esperando –aunque sea de manera tortuosa e indirecta—que nosotras encontremos el camino que conduce hacia él. En este sentido jamas podemos <> nuestra creatividad. Esta siempre ahí, llenándonos o chocando con cualquier obstáculo que se interponga en su camino. Si no encuentra ninguna salida para llegar hasta nosotras, retrocede, hace acopio de energía y embiste con fuerza hasta que consigue abrir una brecha. La única manera de evitar su insistente energía consiste en levantar constantes barreras contra ella o dejar que la negligencia y el negativismo destructivo la envenenen.

Si buscamos con ansia la energía creativa; si tenemos problemas con el dominio de la fertilidad, la imaginación y la ideación; si tenemos dificultades para centrarnos en nuestra visión personal, actuar en consecuencia o llevarla a su cumplimiento, significa que algo ha fallado en la confluencia entre las fuentes y el afluente. A lo mejor, nuestras aguas creativas discurren a través de un ambiente contaminado en el que las formas de vida de la imaginación mueren antes de alcanzar la madurez. Con harta frecuencia, cuando una mujer se ve despojada de su vida creativa, todas estas circunstancias se encuentran en la raíz de la situación.

Puesto que la Mujer Salvaje se encuentra en el Río bajo el río, cuando fluye hacia nosotras, nosotras también fluimos. Si la abertura que va de ella a nosotras está bloqueada, nosotras también nos bloqueamos. Si sus corrientes están envenenadas por culpa de nuestros complejos negativos interiores, del ambiente o de las personas que nos rodean, los delicados procesos que configuran nuestras ideas también se contaminan. Y entonces somos como un río moribundo, lo cual no se puede pasar por alto, pues la perdida de una clara corriente creativa constituye una crisis psicológica y espiritual.

Cuando un río esta contaminado, todo empieza a morirse porque, tal como sabemos en la biología medioambiental, cada forma de vida depende de todas las demás. Nada ni nadie es independiente, se necesita de otros seres alrededor para poder vivir, por eso los peces no brincan fuera del agua, los pájaros no se zambullen y los lobos y otras criaturas que se acercan al río para refrescarse se van a otro sitio o se mueren por haber bebido agua corrompida o haber devorado una presa que a su vez se había alimentado con las moribundas plantas de la orilla.

Entonces nos sentimos enfermas y queremos salir adelante. Vagamos sin rumbo fingiendo que nos las podemos arreglar sin la lujuriante vida creativa o bien simulándola; pero no podemos y no debemos.

¿Cómo, me pregunto yo siendo mujer, se nos puede pasar la vida ignorando nuestra fortaleza indomable? ¿No nos revela esta reflexión todas esas connotaciones tan negativas con las que cargamos a la palabra “salvaje”? Pasando por un camino rural, vi cómo estaban construyendo una larga acera. La sorpresa era que la obra era dirigida por una mujer con delantal. Me bastó verla para sentir su fuerza, nacida posiblemente de su determinación por acabar, en un vecindario antes sin tránsito, con el hecho lamentable de que en Costa Rica no hay aceras en las áreas rurales. Seguía el camino y yo en él midiendo los metros y metros por los que se iba a tener que extender la acera, pero en mis adentros sonreí pensando “si una mujer está al mando, ojalá una mamá que trata de proteger a sus hijos, esta acera va a tener la extensión que deba tener.” Hoy, mi pensamiento dice: si una mujer salvaje decide hacer algo, lo hace.

La fe, una red de confianza

Estándar

IMG_3800
Estudié en un colegio salesiano y ahí se hablaba mucho de fe. Pero la fe, como otros conceptos que andaban en mi mente, no tenía una definición clara. De fe se hablaba diariamente, era escencial, con ella debíamos rezar, ir a misa, cantar….era fundamental tenerla para la vida diaria, debíamos cuidarla, y, sobre todo, invocarla en momentos de duda. Un verdadero acertijo para una muchacha de colegio que provenía de un hogar donde la crítica y el cuestionamiento eran el pan nuestro de cada día. No pregunté nada a nadie. Busqué la palabra en el diccionario, pero no solucionó nada. Fe. ¡Yo quería tener fe! Todos los días (no exagero) iba a la capilla, veía la imagen de la Virgen y pedía que me diera LA fe, esa, la única, la misteriosa, la profunda, el innegable pasaporte al bienestar espiritual.
No debo andar muy lejos si me imagino que muchos andan por aquella misma condición que me quitó tanta tranquilidad por aquellos años, porque la fe pareciera demasiado profunda, inascible.
“La fe mueve al mundo”, no sé si estoy inventando esta frase o la estoy parafraseando, la cuestión es que de fe se habla mucho…tanto, que, después de todos estos años, me la vuelvo a encontrar en mi clase, adonde llega formando parte de un programa de formación para mi grupo guía.
Aparece muy lozana, simbolizada, esta vez, por una ardilla voladora. Y entonces me encuentro con todo un folletín de doce páginas, en el cual se explica el concepto por medio de una serie de ejemplos. El concepto de fe, pareciera, se me va a ir vislumbrando. Me entusiasmo. ¿Por qué no? Después de todo, en esta época en que tantos misterios se estudian, puede ser que esta amiga, tan misteriosa para mí, al fin empiece a darme algunas respuestas.
Fundamentalmente, la fe, nos dice el folleto mencionado, es creer en nuestras fortalezas y, por lo tanto, no debe seguirse manejando aquello de “la fe es ciega”, por el contrario, la fe se nutre de toda la gama de posibilidades con las que contamos como seres humanos, aunque para ello, es requisito conocernos bien. Un ejemplo simple sería el siguiente: si dibujo bien y mis cuadernos están llenos de dibujos, unos realistas y otros fantasiosos, me hace pensar que puedo estudiar pintura con algún maestro. Mi fe es llegar a ser un artista reconocido. Así, mi fe se fundamenta en una fortaleza y, posteriormente, no será causa de frustración, si, como por el contario ocurriría cuando, sin poder dibujar ni un muñeco de palitos, ni tener idea alguna de lo que es una proporción o un color, tenga fe en volverme un maestro de las artes.
Interesante. Porque, visto así, la fe no corre tras lo absurdo (como salir volando porque tengo fe de que me saldrán alas), sino que, a partir del autoconocimiento, surge la convicción de que algo puede darse consecuentemente.
Fue así como se me ocurrió lque, para culminar el tema, podría poner en práctica lo que llamé una red de confianza. Básicamente, se trataba de una idea que tomé de internet sobre repartir lazos. La actividad consistía en repartir tres lazos por alumno. Uno de ellos, lo colocaba en el uniforme diciéndole al joven o a la joven, por qué tenía fe en sus logros, sus cualidades y metas; los otros dos, quedaban para que cada uno hiciera lo mismo con otra persona, a quien, finalmente, le quedaba un lazo por entregar, cerrando de ese modo, un círculo de confianza. Jamás pensé que tal actividad tuviera los frutos inmediatos que tuvo. Muchos estudiantes me dieron sus lazos, en medio de un abrazo, dándome las razones de por qué lo hacían. “Usted ha tenido fe en mí.” “Usted me ha apoyado.” “A usted le tengo más confianza que a nadie.” “Usted ha creído en mí.” “Este año he tenido grandes logros en su materia y siento que usted me apoya.” “La quiero mucho, profe.” A mi vez, les hice saber que tenía fe en sus proyectos, en su capacidad de lograrlos. Fe en que iban a madurar y, con ello, a comprender la importancia de planificar sus metas. A los que había visto flaquear, les di mi fe en la persistencia; a quienes había visto volando ya solitos, les di mi fe en su fortaleza para hacerlo bien. A quienes no han desplegado sus alas, les di mi fe en su capacidad de elevarse por encima de las dificultados. A otros, les di la confianza en que yo estaría ahí cerca para cualquier necesidad.
Ese día nos dijimos muchas frases de cariño. Di y recibí muchos abrazos. Ese día algunos lloramos de alegría y satisfacción. Nos sentimos reconfortados. Recuerdo que teníamos que hablar de otros asuntos y no lo hicimos, estábamos ocupados estableciendo la red de confianza. Me parece estarlos viendo mientras se abrazaban unos a otros y algunos se intercambiaban lazos entre ellos, murmurando frases de cariño y comprensión. De pronto recordé un cierto día en que les explicaba que el aula debía ser vista como un templo al que se entra con respeto, un lugar en donde nos podemos sentir seguros y protegidos de los devaneos exteriores, y sentí que un poco de eso se estaba dando. Estábamos recibiendo y dando fe, reconociendo esas potencialidades que, tal vez, solo nosotros nos hemos visto, nos afirmábamos a partir de los otros y yo participaba, cuando solo había pensado en ser moderadora.
Creo que, después de todo, la fe siempre ha estado conmigo, tal vez porque en aquellos años la pedí tanto. Ella me hace levantarme cada día, me hace ver en los ojos de mis estudiantes una promesa que probablemente no vea cumplir, me hace sonreír ante situaciones adversas en espera de una solución, me hace esperar el momento en que alguien, al fin, entenderá de qué estoy hablando. La fe me hace creer en que hay una esperanza en cada alma que pasa por mis manos y que debemos fortalecer los lazos que nos unen, sin miedo en los afectos que vayamos sembrando a nuestro alrededor, porque, emocionalmente, el organismo vital de un aula se alimenta de ellos.

Genographic Project

Estándar

Con todo esto de la gripe porcina y demás, me viene a la mente lo vulnerables que somos los seres humanos, lo cerca que estamos a pesar de todas las distancias, en fin, todo aquello de que, contra un enemigo común, los lazos solidarios se expanden. Después de todo, estamos esperando y confiamos en que haya gente trabajando para producir la vacuna contra este mal, estamos cooperando por el bien propio y, en consecuencia, por el general, extremando las medidas de aseo y de exposición a posibles fuentes de contagio. Todos, como especie, estamos en peligro.
Y, en medio de esto, me topo con un proyecto que talvez le sea familiar a los profesores de ciencia, pero para mí es bastante desconocido. Sin embargo, dicho proyecto también tiene que ver con las letras, escencialmente con la lingüística, ya que uno de los aspectos que toma en cuenta es la semejanza entre idiomas aparentemente disímiles. Me refiero específicamente al Genographic Project. A alguno le pudiera llamar la atención como a mí, y por tal motivo les dejo el enlace a partir del cual pueden iniciar su propio camino en busca de aquel primigenio núcleo humanodel cual, aparentemente, venimos todos. ¿Será que después de tantas vueltas nos vamos a encontrar con el clan de Adán o con la caótica Torre de Babel? ¿Será que, cual Santo Tomás modernos, tendremos que inclinarnos ante las evidencias científicas de que somos, ancestral y definitivamente “hermanos”? Este proyecto se las trae consigo y su misterioso resultado no deja de embelesar. Incluso, se puede encargar el “kit” para obtener las muestras en: http://shop.nationalgeographic.com/jump.jsp?itemID=2346&itemType=PRODUCT&path=1%2C2%2C108

http://www.facebook.com/pages/the-Genographic-Project/9008790861?v=wall&viewas=500426