Afganistán: un país de hombres, hombres muertos y viudas

Estándar
Vodpod videos no longer available.

¿Quién ayuda en una cultura para que prácticas detestables se perpetúen, sino es la educación misma?  Afganistán es un país de hombres, en donde las mujeres “son” solamente si un hombre les otorga un lugar en la sociedad, una existencia, la cual, de otra manera, no poseen.  Y en un país así, conflictuado, invadido, dominado por extremismos, nacer mujer es una desgracia, pero lo cierto es que, de una mujer a otra, de ancestrales madres o, posiblemente, de actuales maestras, a la mujer se le instaura la resignación.  No digamos de ahora, momento al que podríamos llamar “después de” la invasión, sino desde muchísimo antes.

En el video adjunto se habla de que las mujeres quisieran recuperar la vida que tenían antes, pero la pregunta es ¿cuál vida? Es de suponer que se trata de una vida “normal” en la que el número de hombres muertos respondía únicamente a la tasa de mortalidad correspondiente.
Ir a la universidad, como se muestra ahí, ya implica disfrazarse. La astucia de una mujer la hace ocultar, con su atuendo, que vive en un refugio para viudas. Pero sigue siéndolo.  Cuando se gradúe y logre un puesto como maestra, ganará un pequeño salario.  Aspira a ganarlo para poder ¿qué?, ¿vivir independientemente?, según vemos, no. ¿Valerse por sí misma?, no. Por supuesto, será importante no verse obligada a mendigar, pero lo inconcebible será que, probablemente, desde su puesto como educadora, vaya a ayudar a perpetuar un sistema, no digamos anacrónico  sino inhumano (propio del s.XVIII se dice en el video, ¿en qué universo?, digo yo).

Las mujeres en occidente desconocemos un trato similar, por eso, un deseo tan simple como el que puede expresar una mujer afgana pone de manifiesto la extrema humillación en que ha vivido:  desea vivir como antes… y antes era tener una existencia otorgada por el tiempo que le durara un marido.  Veo la mujer madura que aparece en las imágenes y pareciera tener cierto nivel eductivo, pareciera más segura  Pero aún ella misma, ojalá sea por la naturaleza del reportaje, se nota casi anulada por verdades más grandes, las cuales apenas si describe.

Sigo sin entender exactamente cómo, dos millones de viudas, sometidas a la prostitución, a la mendicidad o al ultraje, no vislumbran un futuro distinto para sus hijas ¿siguen esperando que algún día termine la guerra, algún día se detenga la destrucción? y, si bien no regresarán a sus muertos, ¿esperan que algún día sus hijas tengan lo que ellas perdieron:  una vida “normal”, o sea,  encontrar un marido y continuar sometidas?

Me opongo a la supremacía de un sexo sobre su opuesto.  Hoy más que nunca, el mundo precisa de inteligencias, de creatividades, de conciencias, y, por lo que sé, ninguna de ellas llevan el sello de un género, ni mucho menos, un velo que oculte la expresividad que dan los ojos a un rostro humano.  Sin embargo, va ser trabajo de mujeres romper con tan terribles barreras impuestas por los hombres y perpetuado por otras que han vivido subyugadas. Y no creo que vaya a ser un movimiento pacífico.

Nos toca a nosotros desde aquí, educar para que nuestros descendientes tengan claro que, ninguna práctica que vaya en contra de  derechos legítimamente universales y humanos, puede ser legitimada por ninguna religión ni por ninguna cultura (por  ancestral que sea).Por tal razón, no podemos permitir que haya hoy alguien que ignore o permanezca indiferente ante lo que sucede en lugares como Afganistán, no vaya a ser que, en algún momento, se conviertan en víctimas de algo semejante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s