San José, Costa Rica,parte I

Estándar

Desde mis ojos, una turista nacional

Mi hija tuvo la genial idea de teletransportarnos a un espacio desconocido ampliamente desvirtuado por nosotras:  San José, nuestra capital.  Como hemos tenido la experiencia de haber visitado algunas de las grandes ciudades del mundo, me hizo la propuesta de abrir los ojos de manera diferente y caminar en dirección a San José, así, literalmente, desde nuestra casa hasta el centro.  Confieso que siempre he visto San José como una ciudad bastante ruinosa, decadente, fea.  Pueden llamarme como quieran, antipatriota, odiosa, lo que sea, y tendrán un poco de razón.  Así es que la idea, un tanto aborrecible, me resultó tentadora.  ¿Por qué acudimos a otras capitales y nos llenamos de asombro? ¿Por qué no volvernos “turistas” por un día en nuestra propia ciudad?  Porque es muy común que hasta lo feo le parezca a uno bonito cuando anda paseando, o, al menos, interesante.

Fue así como quien dice, sombrero en mano, iniciamos el recorrido.  En primer lugar, y casi sin querer, pasamos por mi Facultad de Letras y tomamos la primera foto en la entrada del mural. Nada feo, ¿cierto?

Mural de la Facultad de Letras, Universidad de Costa Rica

Muy cerca de esta Facultad, está el Monumento a la Bandera, al cual, por cierto le debo un artículo aparte.  Hasta allá nos desplazamos, patrioticamente embrujadas por su encanto (nada como ver ondear la bandera de nuestro país).

Seguimos el camino hacia la Facultad de Derecho, buscando un cruce peatonal, y descubrimos un lindo bajorelieve abstracto, ubicado justo  en la entrada oeste de la UCR; y en la pared del edificio de la Facultad de Derecho, el gran mural relativo a los diversos derechos que ostentamos en nuestro país.  Hermoso.

Proseguimos nuestra ruta y llegamos al Museo Histórico Rafael Calderón Guardia, donde, fieles a nuestro objetivo, entramos y leímos todo lo referente a ese Benemérito de la Patria.  Nos lamentamos del hijo que tuvo, el cual, a pesar de haber alcanzado la silla presidencial, hoy se encuentra descontando una pena con la justicia.

Ahí, muy cerca, se encuentra la Iglesia Santa Teresita, una iglesia muy gustada en el pasado para celebrar matrimonios, aunque haya perdido alguna popularidad.  Muy bonita, la tienen muy bien cuidada. Siguiendo un poco más hacia el oeste, nos encontramos con una avenida de árboles muy antiguos, con los cuales siempre había querido fotografiar.  Pues claro, era el día de hacerlo.

Seguimos la ruta hacia el Parque Nacional, ahí nos esperaba el Monumento Nacional de Costa Rica, un mural sencillo pero colorido, la Biblioteca Nacional y el Monumento a la Libertad Electoral.  Todos dignos de ver.

En perspectiva, el “boulevar de Johnny” como se le llama debido al impulsador de su creación , Johnny Araya, no resulta nada desagradable, por lo cual, lo hicimos merecedor de una foto, junto con el atrio de la entrada a la Biblioteca Nacional.

Seguimos hacia el oeste, hacia el Museo de Arte Contemporáneo, donde estaba una exhibición muy interesante sobre diseño responsable.  Gente tomando acción sobre una propuesta que solo está en la cabeza de muchos:  hacer de San José un espacio vital.  Al entrar, nos advirtieron que podíamos tomar fotos, sentarnos en las hamacas y sillas y tocar todo lo que se nos antojara.  La idea nos encantó, y pusimos manos a la obra, disfrutando de cada una de las propuestas de diseño expuestas para goce de los visitantes.  Afuera, el reloj de sol tan característico de este edificio.Reloj de sol, Museo de Arte Contemporáneo de Costa Rica

Las fotos interiores resultaron muy hermosas.

Todo lo encontrado era amigable con el ambiente, esta hamaca hecha con el plástico que sujeta las latas de refresco o cerveza estaba genial.

Encontramos diseños atractivos, como bolsos inspirados en la flor “ave del paraíso”, joyas o propuestas arquitectónicas novedosas.

La silla cambiante estaba genial, pues se puede modificar.

Una vez afuera, cruzamos la calle hacia el Monumento a la Libertad Electoral.  Cobra significado porque estamos a la puerta de las elecciones nacionales.  En realidad, no sabía que existía aunque he pasado muchas veces por esa esquina.

De este monumento hacia el oeste, sigue el Parque España. Tomé una foto de la calle viendo hacia el este.

Una vez ahí, tomamos varias fotos, incluyendo la de la antigua Fábrica de Licores de Costa Rica, que hoy aloja al Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes.

Antigua Fábrica de Licores, San José, Costa RicaAntigua Fábrica de Licores

Encontramos, en el Parque España, una escultura de la Reina Isabel la Católica, obviamente.

Y, ¿por qué no?, al conquistador españolMonumento a Isabel la Católica, Parque España, Costa RicaEn el mismo parque, en la esquina noreste, una pequeña edificación de arquitectura primorosa, siempre me ha asombrado y al fin la tengo en foto. También encontramos dos esculturas, una de las cuales era del famoso tres veces presidente de Costa Rica,             don Ricardo Jiménez.

Al frente, La Casa Amarilla, o Cancillería de Costa Rica.

En la esquina suroeste de la Cancillería, nos encontramos de frente al Instituto Nacional de Seguros, donde hay una escultura muy hermosa, y en su esquina suroeste, a diez metros, pudimos apreciar el Edificio Metálico, de arquitectura singular, como su nombre lo dice, todo de metal.

La entrada principal del Edificio Metálico,da a un parquecito adornado con una hermosa fuente, donde encontramos

un collage de la sombra de una niña  y,muy cerca de él,

un mural alusivo a la protección ambiental.  Todo nos resultaba interesante, y no requería que camináramos mucho ,pues  todo está en cuadras aledañas.

Desde ahí, pude captar el edificio del Hotel Aurola Holiday Inn San José, cuya arquitectura de diseño moderno contrasta de manera interesante con la del Edificio Metálico.

Finalmente, nos encontramos con el Parque Morazán, en en el cual se encuentra el Kiosko, y algunas esculturas de personajes históricos,

como la del expresidente Daniel Oduber, y el Libertador Simón Bolivar. Resultó un espacio interesante para descansar brevemente, tiempo durante el cual pudimos observar las rondas de policías municipales, lo cual  daba un aire de gran seguridad.

Nos hizo una tarde hermosa, de las que hacía tiempo no se veían debido a varios frentes fríos.  Pero ya a esas alturas, mi entusiasmo había crecido lo suficiente como para sentir ganas de continuar la ronda y bajar un poco hacia el Barrio Amón, donde hay edificaciones muy hermosas y antiguas, algunas de las cuales son ahora hoteles, como el llamado Ernest Hemingway.

Al igual que este, existen otros semejantes, los cuales resultan en un ambiente muy cuidado y lleno de tranquilidad.  Prosiguiendo el trayecto, subimos una cuesta, hacia el este de nuevo, y encontramos unos pintorescos mosaicos alusivos a obras del autor costumbrista costarricense Aquileo Echeverría Al final de esa acera, el Hotel Don Carlos nos permitió refrescarnos un poco, en un ambiente muy tranquilo, relajado, sumamente agradable y con precios muy baratos.  Los numerosos turistas extranjeros nos hicieron sumergirnos aún más en nuestra gira, como si fuéramos uno de ellos.  Todos andábamos armados de nuestras cámaras, captando sitios y momentos inolvidables. Escuchábamos sus conversaciones en inglés y francés.

La tarde había avanzado y estábamos ya un poco cansadas, razón por la cual iniciamos el regreso a casa, dispuestas a llegar caminando.  Para eso, nos enfilamos hacia el sur, y, a pocos pasos del Hotel Don Carlos, me encontré con unos mosaicos de Don Quijote de la Mancha, realmente hermosos.  Como el Quijote es un libro que amo, me sentí muy impresionada y, claro, tomé las fotos respectivas, segura de que las usaré para mis clases.

Alojado en un antiguo cuartel antes de que se aboliera el ejército.

En pocos minutos, llegamos al Museo Nacional, donde logramos una toma panorámica muy buena,y,  a un lado del Museo, observamos la Asamblea Legislativa. Nuestra aventura tocaba a su fin, como la batería de mi cámara, la cual expiró.Así acababa un día singular, en el cual nos habíamos enfrentado con otra actitud a una ciudad que nos brindó, ingenuamente, otra perspectiva de sí misma.  Caminarla fue interesante e instructivo, San José nos susurró al oído y estuvimos receptivas a escucharlo.  Hubo tránsito, transeúntes.  Era un viernes, pero no nos sentíamos acongojadas pues estábamos de vacaciones. Habíamos recorrido el norte de nuestra capital, el cual apenas si rozamos. Si bien no puedo decir que San José sea una ciudad cosmopolita o encantadora en toda la extensión de la palabra, su aspecto se abrió ante mí de manera fresca y sencilla.  Fue como si ambas nos miráramos la cara al amanecer, ese momento en el que no se esconde nada.  Creo, honestamente, que vale la pena recorrerla y lo voy a volver a hacer pronto.

»

  1. GeniaL! siempre que voy a San José me gusta aunque huela mal. De hecho me siento identificada con la frase publicitaria de los chocolates Hershey´s que dice “La felicidad es sentirte turista en tu propia ciudad” y la verdad en este blog lo supo expresar muy bien.
    A mi me encanta el parque España y la fuente del Morazán… he pasado muchas tardes ahi y también me gusta alimentar las palomas en la Plaza de la Cultura, me gusta caminar por los bulevares cuando vengo de algún lugar y sentarme en el Parque Central a observar el comportamiento de las personas jejeje y hasta he tenido conversaciones con gente que se me sienta a la par. Es bonito ir a San José en estas bellas tardes soleadas de “verano”.

  2. Felicitarte por este recorrido del noreste de nuestra ciudad capital, la cual ha sido a veces injustamente descalificada como la “mas fea del mundo”. A mi me paso con San Jose, algo similar a ustedes, despues de salir y conocer ciudades bellisimas como Barcelona o Paris; el reencontrarme con mi entorno urbano me genero una reacción extraña inicial de odio a lo superficial, pero tambien de variar mis perspectiva del “como si..” viniese de afuera sin absolutamente ningun conocimiento. Los resultados de este ejercicio, fue que ya no considero a San Jose, solo el centro, para mi el concepto de ciudad cambio hacia algo mas amplio que abarca todos los suburbios. Y a partir de esta premisa mis prejuicios fueron cambiando; he visto un esfuerzo municipal por embellecer partes de la ciudad, no es un lugar supercosmopolita pero sin embargo encontraras de todo, tenemos una gran diversidad de población.
    El ambiente urbano es comparable con cualquier gran ciudad, a esto me refiero con la gente, las actividades, el ajetreo, los cafes, etc; el clima es muy agradable y el entorno montañoso es hermosisimo. Lo malo, la inseguridad; aunque debo reconocer que se esta dando un gran trabajo para la recuperación y disfrute del espacio publico, también las ventas ambulantes son un gran problema reflejo de situaciones socioeconomicas propias que el país debe solucionar y de problemas con la inmigración ilegal. Pese a todo lo anterior, San Jose, su centro es una mina aun no descubierta, la mejor infraestructura urbana del país, las mejores ubicaciones, la mayor densidad de trafico vehicular y peatonal, hacen de este lugar especial para que en un futuro no muy lejano dejemos de estar acabando con los cafetales y bosques que rodean el Valle central para convertirlos en urbanizaciones, y nos enfoquemos en el desarrollo vertical de soluciones habitacionales para las clases medias de este país, para que entonces repoblemos y demos vida tanto de día como de noche ( Se vuelve ciudad fantasma) a este espacio urbano reflejo de nuestros mas grotescos errores, pero también puede ser la esperanza de expresar lo mejor de nuestras virtudes como colectivo social. Aún te falta, un reporte del centro, y el oeste de la ciudad; lo esperamos pronto, pura vida.

    • Pues ya hice la gira un poco hacia el sur de la capital, todo lo que llamamos “el bulevar de Johnny” hacia el oeste hasta llegar a San Pedro. Tengo todas las fotos, pero requiere bastante tiempo subirlas y hacer las anotaciones correspondientes. Ya viene de camino. Gracias por tu aporte, y sí, creo que estoy ya embarcada en una misión interesante: redefinir lo que para mí era un mito urbano costarricense, y se relaciona con percibir San José como una ciudad fea.

  3. …y no tiene idea de todo lo que le falta por descubrir. Que alegría saber que hay gente que está mirando nuestra capital desde una óptica distinta. yo personalmente disfruto mucho de su historia, su arquitectura y de su gente. he recorrido desde hace muchos años todos sus rincones y la conozco muy bien. y a pesar de sus zonas feas y peligrosas, que son las menos. vale la pena!
    Un saludo y espero continúe su paseo durante mucho tiempo por nuestra querida capital.
    Las fotos muy bonitas. lugares muy queridos!

  4. Stef, yo creo que si todos los que vivimos en San Jose, nos quitáramos esos miedos a descubrir la ciudad y amarla un poco mas, otro gallo cantaría. Lo que sucede es que de los años 80 para acá, ha habido un proceso diría yo “medio elitista” por encerrarse en urbanizaciones de “lujo” y desgraciadamente ese pensamiento se traslado a las clases empresariales que han preferido invertir en construir edificios de oficinas fuera de la ciudad, incentivando a su vez el uso de vehículos para trasladarse a los trabajos. En fin, ha sido una cadena de errores, ya que acá se ha querido copiar el ” modelo urbanístico” que ha venido desarrollándose en Centroamerica, donde las élites construyeron sus “ciudades aparte” y dejaron en abandono los centros “históricos”. En nuestra capital aún estamos a tiempo de rescatarla y porque no “limpiarla” de sus suciedades; yo espero que las políticas publicas incentiven mas la construcción vertical y protejamos así, ese hermosisimo entorno montañoso que tenemos ( que no se nos convierta algo como Caracas o La Paz). El día que los inversionistas se den cuenta la mina que hay en los desarrollos verticales para clase media (sumado a tasas de interés bajas), pues sera cuando logremos ver un verdadero repoblamiento de la ciudad. Yo de hecho seria de los primeros en comprarme un apartamento..

  5. ¡Hola de nuevo! Hice mi primer comentario en su artículo SJO, CR, Parte II (o sea, comencé al revés), pero disfruté ambos. Yo también quiero hacer algo parecido. Tengo fotografiados varios barrios de la ciudad, con la intención de preparar un blog o un artículo interesante sobre la arquitectura de la ciudad (yo no sé quién me mete, si soy Abogado), pero es que a través de la fotografía (amateur) le he ido agarrando el gusto a esta ciudad, que al igual que han comentado otros que yo, tiene mucho que ofrecer y que dar. Ya somos muchos los que estamos trabajando, cada quien poniendo su propio grano de arena, en “rescatar” del olvido a la ciudad que nos vio nacer. Y también estoy de acuerdo en que ha habido muy buenos intentos del Alcalde (y de gobiernos anteriores, como el de Calderón Fournier, que rescataron los Parques Morazán y España). A mí también me encantaría vivir en la ciudad, al igual que vive la gente en otras ciudades de otras latitudes, y creo que eso le va a pasar a nuestra Ciudad (sí, otra vez con mayúsculas). Nuevamente, mis felicitaciones, por un trabajo no sólo arduo, sino eficiente. Y a seguir haciendo más publicaciones de otras partes de la ciudad que también se lo merecen! ¡Animo!

  6. La felicito es un muy bonito trabajo y nos da una diferente idea sobre nuestro San José. Ojalá las personas puedan hacer el mismo recorrido. Estoy usando una foto de su blog para indicar el Reloj de Sol en mi página FB : lossiitosticos.com por supuesto con sus créditos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s