El ministro de educación

Estándar

Un título en minúscula.

En determinado momento a uno, preocupado como miles de educadores alrededor del mundo, con el 1% del apoyo estatal con el que se cuenta, por ejemplo en España, en Colombia, en Brasil o en Uruguay (por citar a algunos de los que tengo noticia), se le ocurre la grandiosa idea de utilizar Twitter.  Una vez ahí, y gracias a las alrededor de cincuenta horas semanales dedicadas a la investigación del uso de las TIC en el aula, se da uno cuenta de que tuvo bastantes ideas preclaras y una nefasta. Ya se deducirá de cuál se trata esta última.

Vamos al grano. En Twitter, y siguiendo el escaso número de 43 personas, he podido encontrar, indagar y disfrutar los sitios, las sugerencias y el entusiasmo de personas increíbles.  Y, desde mi ingenuo principio, me fui percatando sobre todo de que “increíble” era el adjetivo correcto.  Una twitera -así llama este cómodo neologismo a una mujer que utiliza Twitter- como la brasileña Sonia Bertocchi, o como Viviana Alayo, radicada en en ese país también, o el twitero Cristóbal Suárez, son ejemplos de gente que está realmente preocupada, es generosa y es seria con respecto al compromiso social de la enseñanza.  No tengo ningún problema en que, alguna vez, por ejemplo, Viviana escriba “niños en casa, me espera una noche sin dormir calificando pruebas”.  Eso pertenece al ámbito cotidiano, no estorba, sino que hasta acerca.  Pero también soy seguidora del Dalai Lama y como tal, no espero que de pronto escriba o twitee (otro neologismo) un chistecito rojo, o racista. ¿Estaré equivocada?

El caso es que sigo a Leonardo Garnier, pobrecito, pero es el  ministro de educación de Costa Rica, ¿qué le vamos a hacer?  Y no es que pretenda que, como el Dalai Lama, su nombre en Twitter sea algo como “MinistrodeEducaciónde…”.  Me explico.  Sonia,  Máster en Gestión y Producción en E-learning, nunca llega a utilizar este título como su nombre de usuario,y esto no significa que deje de serlo, pues conforme a su título y educación, se mantiene dentro de un cauce coherente.

No ocurre lo mismo con Leonardo Garnier.  He esperado y lo he leído.  Fue al Foro de Educación Colombia Aprende que hubo a finales de año, y el twitter que escribió desde allá era que no podía ver un tal partido de futbol que se estaba disputando en aquellas fechas. A manera de ilustración, puedo decir que utilicé mi twitter como enlace con esa actividad y hubo momentos en que se me saturó con las entradas donde se mostraba la efervescencia de un encuentro abundante en propuestas, ideas y discusiones de todo tipo. Me quedé esperando un comentario de él.

Me desconcierta darme cuenta de que  nuestro ministro obvia  el hecho de que su cargo no se le despega cuando entra en Twitter.  Tal vez en Facebook sería otra cosa, y si quiere intercambiar charlas de café, como para poder contar chistes, o referirse a lo escrito en un cierto espacio antecedido por “#” como #frasesdemotel, entonces tendrá que escoger otras posibilidades como la sala de su casa, o un Facebook bien restringido.

Cierto que nuestro ministro tiene su blog donde muestra su lucidez. Sin embargo, pierde de vista que Twitter es un microblog, y, a menos de que optemos por camuflagear nuestras identidades con un nombre de usuario al estilo de “cansadodecallar”, entonces no podremos huir ni desdoblarnos ni difuminarnos, por más que la realidad virtual tienda a nublar la vista.

En educación precisamos más de cargos ostentados con mayúscula.  Ya hay mucho sarcasmo, mucho vacilón y demasiadas actitudes apoyadas en un relativismo teatral que no conducen a nada.  Yo creo que eso lo tienen muy claro el Ministro de Educación de Francia, o el Presidente Electo de Uruguay, Pepe Mujica.

Anuncios

»

  1. Twitter a mi criterio es una red de interacción social, o sea una persona interactúa desde los diferentes ámbitos de su vida.

    Me parece poco realista que querás ver solo tweets oficiales de una persona que el ser Ministro es solo uno de sus ámbitos.

    A una persona no se le juzga por sus tweets! se le juzga por los hechos. No defiendo a don Leo pero ha publicado sendos enlaces sobre temas relacionados con la labor del Ministerio.

    Si querés ver solo tweets oficiales, pues la sugerencia es que el MEP tenga una cuenta.

    Por favor no juguemos de puristas! O para vos mis tweets sobre los tragos de la noche con los amigos hacen que sea menos gerente de la empresa en la que trabajo? sin tan siquiera saber el trabajo que hago?

    Saludos.
    Guillermo

    • Pues no sé el trabajo que hacés, en efecto. No sucede lo mismo con una figura pública que involucra a gente en formación
      De lo que comentás, me preocupan dos cosas. Primero, no estoy jugando a ser purista. En realidad, soy purista, pero solo si estás entendiendo el purismo como una tendencia a simplificar las cosas, y, en este caso, no me parece nada más simple que ser lo que se es. Lo segundo es el término “ámbitos”. Un ámbito es un espacio ideal en el que se pueden dar una o varias actividades, pero siempre relacionadas entre sí. Habría que ver si es posible separar a una persona en los ámbitos de los que me hablás, como cuestiones separadas, sin conexión. A nivel mundial no hemos visto que a Tiger Woods se le separe en ámbitos; ni en su momento al Presidente Clinton, a quien no se le permitió dividir en ámbitos sus liviandades y sus actividades políticas. Y así a algunos otros. La pregunta es ¿por qué? Muy fácil: son personas que por su rango o su elevada posición se vuelven paradigmas para el resto de los mortales, sobre todo para la juventud.
      Vayamos a un nivel más sencillo. Si a un estudiante se le sorprende en actividades no éticas, por ejemplo, fuera de horas de colegio, se le podría entonces justificar porque es un magnífico estudiante, quien, en otro ámbito, podrá actuar a la libre, y, por lo tanto, no se le debe ni mencionar tal hecho reprochable.
      Vos como empresario merecerás o no merecerás respeto por todo tu comportamiento durante 24 horas, no por las ocho que estás en tu escritorio. Será que como madre de familia, filóloga y educadora, entiendo que soy una sola, en vez de ser un conjunto de ámbitos, de criterios relativos, que dependen, como el camaleón, de si estoy en twitter, una oficina o un aula.
      Rescato que no defendás al ministro, y como se me sale lo de filóloga y profesora, te recuerdo que sendos significa “Uno o una para cada cual de dos o más personas o cosas.”.

  2. Esta crítica me parece absolutamente subjetiva y rotundamente ridícula. No sé si nace de un resentimiento personal hacia las políticas gubernamentales o hacia don Leo (“…Leonardo Garnier, pobrecito, pero es el ministro de educación de Costa Rica, ¿qué le vamos a hacer?) o viene de una genuina preocupación de que don Leo Garnier no esté utilizando Twitter para transmitir mensajes con el contenido que usted esperaba, lo cual simplemente es su culpa por crear falsas expectativas; evidente (ya sea que lo acepte o no) a través de la comparación que hizo entre el uso de Twitter de Sonia Bertocchi, Viviana Alayo y Cristóbal Suárez y el de Leonardo Garnier.

    Si su enojo proviene de su descontento con el Ministro de Educación y con las medidas que el Gobierno toma para dirigir la educación de este país y para remunerarlos a ustedes, los educadores, entonces le recomiendo (y de hecho la animo) a que escriba sus posts al respecto, de forma objetiva y clara sobre ese tema. Pero no creo que ese sea el caso aquí.

    Como dijo usted, vayamos al grano. Según lo que escribió, le molestó que Leo Garnier fuera al foro Colombia Aprende y que twittera sobre no poder ver un partido de fútbol. Luego usted misma dice “Me quedé esperando un comentario de él¨.
    Twitter no es un canal de comunicaciones del Ministerio de Educación, sino un servicio que la gente puede utilizar para expresar pensamientos relacionados con su vida personal, laboral, etc. Si alguien, por más figura pública que sea, lo quiere usar para transmitir los mensajes más inspiradores compartidos durante una conferencia o para quejarse de que no puede ver Sábado Gigante en la TV, es la elección del usuario y esto no le otorga a usted autoridad para insinuar de forma tan sutil que alguien no está realmente preocupado y no es serio con respecto al compromiso social de la enseñanza.

    Por otro lado, en su respuesta a Guillermo, usted se refiere a los sucesos ocurridos con Tiger Woods y Bill Clinton y después prosigue a dar una explicación involucrando un escenario de actividades no éticas. ¿Qué tiene que ver esto con sus quejas hacia Leo Garnier? ¿Qué hizo el Ministro que a usted le parece tan poco ético como para incluir en el mismo párrafo a estas personalidades que por su rango o su elevada posición se volvieron paradigmas para el resto de los mortales y luego admitieron haber cometido adulterio más de una vez? ¿Le parece a usted que twittear una broma tonta sobre #frasesdemotel es suficiente para juzgar y castigar a alguien con la espantosa pena de que su posición aparezca escrita en minúscula? ¿Y qué de todos los otros twitteros que también contribuyeron con sus propias frases de motel? Muchos de ellos son no solo profesionales ampliamente conocidos en la industria nacional, sino también padres de familia y cuentan con más seguidores en Twitter que Leo Garnier. ¿También los va a juzgar?

    Ah, se me olvidaba, ¿ha hecho usted un balance entre cuántos tweets Leo Garnier envió con quejas por no haber podido ver un partido de TV y los tweets generados por cientos de twitteros a raíz de su iniciativa de #librorecomendado? No, ¿verdad?

    Si yo quisiera medirla a usted con la misma vara que está midiendo a Leo Garnier, le diría que me preocupa muchísimo ver que toda una educadora tiene el descaro de exhibir tal falta de ética laboral como para utilizar un medio abierto como un blog (porque al contrario de Twitter, a un blog no hace falta suscribirse para leerlo) para desacreditar a su jefe públicamente con expresiones como “pobrecito… ¿qué le vamos a hacer?” y aún peor, intencionalmente dar a ver que de forma sarcástica escribe su posición en minúscula. Déjeme decirle que eso, en muchas empresas privadas que cuentan con un reglamento ético estricto, le sería a usted una causa clara de amonestación o de despido.

    Por mi parte le expreso que aunque no estoy de acuerdo con sus quejas ni con sus reacciones exageradas, nunca me atrevería a dudar de su preocupación por la educación, de su compromiso con la enseñanza y no me negaría a escribir su posición tal y como por respeto se debe escribir.

    • El Respondón impertinente.
      Desacostumbrados como están a la falta de crítica y al elogio sensiblero de los órganos de la dictadura mediática, los adláteres del ministro de educación reaccionan con el hígado y caen en el ridículo de considerar “absolutamente subjetiva y rotundamente ridícula” una critica objetiva y seria, planteada desde un Blog con una posición profesional indiscutible y de una altura temática sin paralelo en la Prensa nacional. En cualquier país que realmente cultive la libertad de expresión, los medios de comunicación colectiva se disputarían a una comentarista y escritora de la calidad ética y profundidad teórica que demuestra la Señora Rodríguez.
      Caer en la profunda desesperación de defender lo indefendible buscando la motivación personal de quien hace la crítica, es realmente lamentable, porque demuestra que esta reacción carece de argumentos. Decir por ejemplo que “es su culpa por crear falsas expectativas” es sencillamente pretender entronizar la mediocridad y condenar al gobernado a aceptar con resignación y silencio la ineptitud de su gobernante. No hay que pedirles peras al olmo, nos dice don Sergio. El defendido debe estar pensando: “así no me defiendas compadre”.
      Cuando una persona pública incurre en acciones o palabras objetables éticamente, no puede ni debe objetar que lo hace a título personal, y eso como en el caso de la honestidad, igual vale para una moneda que para un millón. ¿Qué piensa, el Sr. Quirós, que el Ministro de Educación no es un educador de la juventud de este país?
      ¿Será que el programa populista de distribuir becas a los estudiantes pobres, que lo son dada la injusticia salarial de que son objeto sus padres, exonera a este Ministro de Educación de cualquier otra responsabilidad profesional?
      Pero, don Sergio no se conformó con contraatacar sin fundamento, también se descubre insultante, y como acusador amenaza con el despido.¿ no es éste otra clara manifestación de lo que algunos han denominado la dictadura de los Arias? Si no ha llegado ahí, por lo menos el Sr. Quirós sí la está añorando, el deseara la existencia de un “reglamento ético estricto”, el cual, desde luego, no afectaría al señor ministro en sus claras actuaciones personales de tan alto contenido humano, pero si a quienes lo critiquen.
      Si en Costa Rica, se han perdido valores, podemos encontrar hoy una evidencia de que el amiguismo y la camaradería siguen vigentes, por lo menos en la alta capa de la burocracia gubernativa.
      George Zenemix

      • Corrección de sintaxis:

        En la primera oración eliminar las palabras : “falta de”

  3. Gracias por la respuesta a mi comentario y por la correción.

    Sigo sin compartir tu punto de vista y el resentimiento hacia don Leo, pero de eso se trata una democracia.

    Objetivamente creo que mi sugerencia de que exista un @MEP con tweets 100% oficiales podría ser una posible respuesta a tus expectativas, ya que al final del camino el Ministro es transitorio y lo que permanece es el MEP.

    Saludos
    Guillermo

    • Gracias a vos y a todos. Creo que en poco tiempo me he puesto al día en infinidad de criterios que andan dando vueltas por ahí y de los cuales se tiene que saber.

  4. Hola! Existe paginas de twitter oficiales de las instituciones de estado, Tenemos a @CCSS o bien a @grupoice; los ministros al igual que usted y yo tambien tienen derecho a twitter lo que quieran. No comparto tu opinion… Para nosotros los “twitteros” es un gran honor tener a los ministros en nuestra red, tenemos ademàs a Maria Luisa Avila, Marco Vinicio Ruiz, Roberto Gallardo, la presidenta electa Laura Chinchilla, entre otros… Los cual hace que la democracia en que vivimos sea más cercana, por decirlo de alguna manera, al permitirnos darles sugerencias o hacerles comentarios y criticas.

    Y te recuerdo que leo fue el que creo el dia de #librorecomendado como una manera de despegarnos de las computadoras y de comenzar buenas lecturas recomendadas por la comunidad twitter.

    Saludos!

  5. Interesante análisis, pero creo que una cosa es el blog del ministro, otra su cargo como ministro y otra él como persona.

    El twitter de @leogarnier es eso, el twitter de @leogarnier, no el twitter oficial del ministro o del ministerio de educación. Son cosas muy diferentes. En twitter uno cuenta, llora, rie, “berrea”, postea cosas que le interesan, critica, discute, cuenta chistes… uno como persona. Creo que don Leo entendió la idea de twitter, como persona.

    Me parece que la sugerencia de crear un @MEPcr no es mala idea, donde se posteen cosas oficiales. El @MEPcr si debería llevar el sello de “cuenta verificada” la de don Leo no.

    Desde el principio quedó muy claro que es muy personal de él, como la de @maviru o @maluavi. Ahi los ministros postean cosas personales de ellos. De vez en cuando, cosas relacionadas con su trabajo. Por ejemplo: ¿a quién le importa que @maviru comió no sé que cosas raras en la conchinchina? Oficialmente no interesa que comió, pero a nivel personal, fue algo interesante. ¿A quién le importa la #frasedemotel de don Leo, como ministro? a nadie… pero como persona es diferente, y a mi, en lo personal, me hizo mucha gracia que hasta él hiciera un Twitt al respecto.

    Saludos.

    • Gracias, tal vez lo tenga que invitar a mi clase para que les explique bien a mis estudiantes que siguen el twitter de don Leo qué son las frases de motel que parecieron educativas, pero pensándolo bien, ese es mi trabajo.

  6. Buenas,

    Veo q insistes en resaltar los títulos. En mi humilde opinión es un gran error de ciertos profesionales.

    Creen q por poseer un cartón con tinta q respalda mucho esfuerzo (q por ningún motivo pretendo disminuir), creen q no pueden ser personas comunes y corrientes. Con *derecho a opinar* de temas q no se limiten a su ámbito laboral…

    Yo si defiendo a don Leo, tiene derecho a ser un ser humano…

    Será xq lo he visto twittear a altas horas de la noche xq se acababa de desocupar y entisuasmado por algún proyecto q tenía en marcha? Y probablemente usted mejor q muchos de nosotros sabrá q don Leo ha hecho más q muchos de los q han estado en ese puesto en las últimas administraciones…

    Como Barqueritos, respeto su opinión pero de ninguna manera la comparto. Y espero q no borre mi opinión por esto q voy a decir: Esto me parece una cacería de brujas…

  7. Voy a dejar de lado el hecho que para mi gusto, los tweets de Leo Garnier tienen encanto, humanidad y candidez, características vitales en los medios sociales. En los medios sociales es vital ser uno mismo. Y lo dejo de lado porque es mi gusto y tengo la libertad de tenerlo.

    Quiero concentrarme, más bien, en algunas recomendaciones que son importantes para alguien asociado a una entidad tan grande como lo es el caso del MEP, y que participa en medios sociales (de antemano pido perdón por el tuteo):
    1) El que trabaja en el MEP es personalmente responsable de lo que publica en blogs, wikis, Twitter, o cualquier otra forma de medios generados por usuarios. Sé tú mismo y sé honesto. Debes ser consciente de lo que publicas será público por largo tiempo. Es decir “protege tu privacidad”.
    2) Tienes que identificarte con tu nombre (y cuando sea relevante, con tu puesto en el MEP) cuando estés discutiendo asuntos del MEP o relacionados con el MEP. Escribe siempre en primera persona. Deja claro que estás hablando por ti mismo y no en representación del MEP.
    3) Respeta a tu audiencia, no haga comentarios racistas, insultos personales, obscenidades y no te involucres en cualquier conducta que no sería aceptable en el ambiente de trabajo del MEP.
    4) No te metas en peleas. Sé el primero en reconocer tus errores y no alteres posts previos sin indicar que lo has tenido que hacer.

  8. Me parece que una persona tiene la libertad de utilizar su cuenta de Twitter personal como se le de la gana, al final de cuentas con Leo no es sólo Ministro de Educación, es persona.
    Además, la crítica sería valida si su nombre de usuaria fuera”ministrodeeduca….” pero usa un usuario donde claramente es de uso personal y parte de el es el título de Ministro, pero es eso sólo una parte de sus persona, él es mucho más.
    Que crítica más fea y cerrada.

  9. Veo un par de referencias a explicarle a sus estudiantes sobre el Twitter de Leonardo, de esto debo suponer que sus estudiantes saben usar Internet pero hay que explicarles como funcionan las redes sociales, creo que cada quien debe formarse su propio criterio, mi hijo tiene 8 años y comprende bastante bien las diferencias entre lo que alguien puede salir diciendo por ejemplo en youtube y lo que digan en las noticias de las 6 y no es que yo haya tenido necesariamente que explicarselo. Eso si pasaba cuando tenia 4 años y creia que habia que comprar un determinado producto porque un comercial lo decia. En todo caso si la cuenta es la de @MEP o algo por el estilo entiendo que la cosa cambia, a titulo personal siento al pobrecito ministro en minuscula como el mas “de carne y hueso” de este gobierno y he conocido de muchas iniciativas importantes a traves de sus #autobombo.
    Su articulo me ha parecido muy interesante, nunca se me ocurrio que alguien pudiera interpretar los tuiteos de esta manera pero yo mismo voy a prestar mas atencion a lo que publico porque comprendo que lo que uno piensa no es lo mismo que el otro entiende. Saludos y perdon por no usar tildes, es una libertad que me doy cuando uso Internet 🙂

    • Teniendo un hijo tan inteligente es urgente que haga lo que dice que hará, o sea prestar más atención a lo que publica, y le díría, también a lo que piensa, porque educar es sobretodo dar orientación ética al educando. Esto vale aún más para don Leonardo Garnier, dada la posición que ocupa.

    • ¿Le contesté su comentario por e-mail? Me parece recordar que contesté un comentario por esa vía y puede ser que por esa razón no seguí el protocolo. No sé si se refiere a que ya estaba publicado y ahora no aparece, porque entonces eso sí sería raro. No dejo de publicar ningún comentario a propósito, ni mucho menos borrarlo. A ese tipo de actuaciones no le encuentro fundamento lógico. Lo que sí he llegado a hacer es que contesto directamente. Yo manejo los comentarios desde mi correo, algunos los contesto directamente y luego, al ver los mensajes como leídos, hago un borrado general.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s