Estudiantes a quienes llamamos “mediocres”

Estándar

Motores generadores de cambio

En un aula encontramos de todo:  estudiantes brillantes, medianamente destacados, decididamente mediocres, y una minoría a quienes, realmente, les cuesta comprender o seguir las explicaciones.

A los estudiantes brillantes, por lo general, no cuesta “manejarlos”.  Son callados, atentos, participan en orden, toman nota, piden permiso, etc.  Les encanta el silencio, son metódicos, los cambios los perturban, las actividades poco estructuradas (aunque solo lo sean de apariencia), los desestabilizan.  Los medianamente destacados, suelen ser participativos -o no, pueden mostrar interés de manera fluctuante y, a veces, necesitan el respaldo de los más brillantes para poder mantenerse en su sitio.  Por tal razón, cuando hay que trabajar en parejas o en grupos, estos dos tipos de estudiante suelen, prácticamente, aferrarse uno con el otro.  La mayoría del tiempo, muetran serias reservas en hacer partícipes a otros de su “sabiduría” y muestran una seria aversión al imprevisto.  A los que definitivamente les cuesta, merecen un punto aparte.

Loa que ahora me interesa son aquellos decididamente mediocres, por lo general creativos, desordenados, impredecibles.  La mayoría del tiempo, son nuestros aliados en repartir trabajos, en ir a solicitar materiales de último momento o en cambiar el rumbo usual de la clase.  Son proactivos.  No tienen reserva alguna en recortar, pegar, inventar, sentarse en el suelo, salir de la clase, dibujar un esquema o hacer fichas.  No piden explicación cuando varía la rutina, sino que, por el contrario, apoyan la variación.

Estos estudiantes nos hacen idear nuevas maneras de enfocar los temas, con tal de conquistar su atención.  Nos hacen regañar, nos enojan y nos alegran.  Generan cambios, nos provocan.  Promueven excursiones, salidas, actuaciones.  Movilizan el colegio con sus risas, sus decuidos y sus iniciativas. Si se nos ocurre hacer una feria, ellos son los que quieren vender; generalmente, los que quieren cocinar o conseguir los refrescos.  Si pensamos en representar una obra, ellos corren con los decorados y el vestuario… podrán no memorizar las líneas, pero no les tiembla la voz en las improvisaciones.

El estudiante mediocre académicamente, suele brillar en otras áreas.  Nos recuerdan los cumpleaños con tal de detener la clase y cantar una tonada.  Si están satisfechos ríen sin detenimiento y nos muestran el cariño efusivamente.  Son estudiantes que no nos mortifican cuando nos corregimos al dictar en clase, porque no les mortifica tachar o usar corrector.  Por lo general, aceptan los fallos -propios o ajenos- y las sugerencias.  A menudo, también nos retan con preguntas inesperadas o haciendo referencia al último programa de ciencia que nos perdimos.  No les molestan los ensayos, sino que más bien, los buscan con tal de salir de clase.  Pueden, muchas veces, ser parte de la banda, del equipo de porrismo o de futbol, y en ese caso, se entregan con entusiasmo.  En esas actividades, también hay alumnos brillantes académicamente, y ellos son el contrapeso.  Ambos tipos son necesarios, ambos se compensan.

Mucho se ensalsa al buen estudiante, y es lo correcto.  Pero esta vez he querido dedicarle un momento a esos otros, los que no van tan bien, los irreverentes, esos que nadie puede mantener quietos, que salen más o menos e, indudablemente, no son los invisibles de la clase.  Son los estudiantes a quienes llamamos “mediocres” académicamente, los cuales, en última instancia, pueden hacerse notar en otros campos y hacer al colegio mantenerse despierto.

Yo sé que hay muchísimos profesores por el mundo que sueñan con una clase repleta de alumnos brillantes, callados y meticulosos, obedientes y sin problemas.  Esos que harían de esta profesión una de ocho horas y de libros de registro sin alumnos a punto de perder el curso.  Creo que se me nota:  no soy uno de ellos.

Anuncios

»

  1. Despues de leer varias cosas en la red, esto fue lo que mas me gusto y puedo decir que soy la orgullosa mama de una estudiante mediocre, lastima que no puedas impartir esta enseñansa a otro maestro y directores
    saludos desde uruguay

  2. Que buena reflexion, me he acordado, de el sentido de respeto y la tolerancia,
    por lo general me quejo mucho de estas clase de alumno, (siendo io alumno) aun que hay que admitir que hay algunos, que se toman muy enserio su papel, y nos hacen ver y pensar que no puede haber un futuro en sus vidas, para ellos.

    pero en fin solo hay que tomar lo bueno y lo que nos sirva, y hasta que no exista un modelo funcional de impartir las claes para esta gente (como si fueran “especiales.”) digo esto por que creo que el principal motivo de su conducta, es la poca motivacion;

    saludos..
    tx.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s