Sangre de tinta, el segundo de la serie Inkheart, me resultó una lectura hermosa hasta unas cincuenta páginas antes del final o tal vez más.  Todos los sucesos se prolongan irremediablemente, cayendo en un tedio asombroso.  El tiempo se detiene, y se pierde agilidad en la narración.  Pocos hechos emocionan y parecen repetidos.  Podría resultar atractivo para un lector novato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s